fbpx

El universo onírico de Ariana Abecasis está perfectamente plasmado en cada una de sus canciones. Sonidos envolventes, melodías frescas, letras punzantes, ritmos que te hacen mover el cuerpo, intensidad de emociones, y un atrevimiento poco común fusionando el latín, el trap y la electrónica. Así es como el artista consigue sorprenderte y no dejarte indiferente ante su estilo: personal, ecléctico y único, tal como se percibe a la perfección en su disco “Adiós, no es para siempre”, que cuenta con 10 temas que son un ejercicio de belleza y de talento y que combinan el inglés y el castellano a lo largo de todo el disco.

 

El disco está formado por 10 temas que llenan un gran espectro de sonoridades. Desde el latineo en “Nada Te Pido”, al onorísme al más puro estilo James Blake en “White Horses” o “Y”, a la épica de “Should I”, los sonidos más urbanos en “Cupido” o “tVeo”, arriesgados en “Five” o melódicos en “Yo Sin Ti“. El disco termina con una balada a piano y voz donde Abecasis se desnuda por completo para cantarle al amor en el tema que da título al disco. “Adiós, no es para siempre” cierra el álbum y lo bautiza. 10 joyas que no tienen pérdida y que acaban dando forma a un disco precioso para confirmar lo que ya sabíamos: su mundo es infinito.

 

Foto de Sara Costa
Foto de Sara Costa

Fotos de Elina Nilsson